La división independentista pasa factura a la autodeterminación: el Parlament la rechaza