La casa de Alcanar albergaba los explosivos que se iban a usar en un atentado mayor