Romeva: “Nadie puede decir que ya no tenemos legitimidad