El mal tiempo hace caer las ventas tanto textiles como hosteleras