Ryanair, ante su primer conflicto laboral en España