“Pero niño, ¡si eso no duele!”