Danny Devito dedica el Premio Donostia a quienes aman el cine