El Prado no se plantea cerrar una sala para un rodaje, como El Louvre hizo con Beyoncé y Jay-Z