Los memes logran colarse hasta en la Biblioteca Nacional