Los obesos pican el doble que una persona con un peso adecuado