'Pizzagate', la falsa noticia que pudo acabar en tragedia