Dormir la siesta entre 10 y 15 minutos reduce infartos e ictus