Noel nunca ha perdido el tiempo: ¿Sofía, su próxima conquista?