Lucía decide dejar de ser pretendienta de Miguel y abandona con lágrimas en los ojos