Las caras de Marina lo dicen todo: el gazpacho de sus chicos está muy malo