Cita Efrén y Merxe: la pretendienta se corta un poco