Cita Barranco y Ainoa (parte 2): ¿Cena indigesta?