Atacada, de los nervios, risa floja... así estaba Marina al ver a Santana (y encima le ha dicho que sí a una cita)