Alberto, ‘el amigo especial’ del Maestro Joao: “Pol sabía que existía”