'Bulería, bulería'... y caída de Nacho Montes