La Rebe ya ha visto a su José: “Está más guapo, más alto… ¡Ya lo tengo claro!”