Ojo al coche de Raquel porque no tiene desperdicio: pestañas, volante peludo y mucho rosa