La Rebe se marcha de Plasencia, entre lágrimas y arrepentida, para reunirse con José ‘El Canario’