¡Qué desastre! La guardia de la noche de las Salazar termina con un pis en la nunca de…