La publicación de la casa de Puigdemont en Waterloo podría haber frustrado el alquiler