Íñigo Errejón defiende a los periodistas: "Yo nunca he creído en las manos negras"