Los vecinos del camping de Droomgaard confunden a los trabajadores españoles con refugiados