Una de las familias denunciadas no quiere hablar: "¡Voy a llamar a la policía, marchaos!"