El truco de Rubén que nunca falla en una primera cita: “Hablar de koalas”