¿Tópico o realidad? “A los mallorquines o les entras o no tienes nada que hacer”