Samuel Johnson canta para su cita: “Me moría de la vergüenza, no sabía dónde meterme”