Las cuatro requisitos claves de la mujer ideal de Jaime: “Que sea bípeda, alfabetizada, que no sorba el café y no se chuperretee el dedo para pasar las hojas de los libros”