Raúl miente como un “bellaco” durante su cita y acaba confesando en la decisión final: “Es una línea roja”