Gilberto, impresionado con su cita: “¡Madre mía! Lo tiene todo”