El pensamiento único de Estela durante su cita: “Tenía todo el rato su prepucio en mi cabeza”