Esto es empezar con mal pie y lo demás son tonterías: “¡Ya estoy liándola!”