Laia tiene muy claro lo que no quiere de un hombre: “No quiero ni micropenes ni ombligos para dentro”