Carlos Sobera realiza la pregunta que más incomoda a los altos: “¿Has jugado al baloncesto?”