Bel y la depilación: “Igual que no me rapo la cabeza, no me rapo los sobacos”