La pregunta más incómoda que Lucía ha tenido que contestar: “No preguntes eso a nadie”