Anna, al ver a Emmanuel: “No puede ser, ha estado en mi casa tatuando un culo en mi salón”