Anabel alucina con que Ismael no sepa quién es el patrón de su pueblo