Álex, espantando ane el gas de Sofía: “¡Hala! Lo que se te ha escapado”