Las terrazas de los chiringuitos y restaurantes cambian por completo: mascarillas, vasos de plástico y mucha distancia