Un geriátrico de Valladolid ya usa robots para cuidar de los ancianos: “Al final se le coge cariño”