De almohadas a mascarillas: una empresa textil de Béjar se reconvierte durante el confinamiento y triplica su plantilla