La mayoría de la gente se equivoca: los productos congelados conservan mejor los nutrientes que los frescos