Existen las mismas probabilidades de que nos caiga un rayo que de ganar el Gordo