150.000 euros por un nicho congelado: ¿Futuro o negocio?