Los intereses políticos, causa principal de que la OMS tardara tres meses en declarar la pandemia de coronavirus